Ahora que no puedo comprar

Por Ana Pérez, stylist

“Ahora que no puedo comprar me gusta todo y cuando tengo dinero para ir de shopping no me gusta nada”. Otra vez me volvieron a decir la frasecita. A que suena verdad?

Pues nada más escucharla, me vinieron – como si de revelación se tratase- todos los pensamientos a mi cabeza.

Entonces… es verdad que el destino [wp-like-locker theme=”red” url=”https://www.facebook.com/pages/Pixelstudi-Fotografia-Cinematografia/124743960944878?ref=hl” message=”Pon me gusta y lee el resto del post “][/wp-like-locker]es caprichoso y se pasa el día, maquinando cómo llevarnos la contraria?  Qué, si nosotros decimos blanco, corriendo dice negro?.

Porque al fin y al cabo, nos pasa siempre con todo.!!! Yo,- que como a lo dieta mediterránea saludable-, totalmente influenciada por el grupo de antioxidantes, vitaminas y minerales, y  qué la pirámide de los alimentos es cómo un mantra para mí.

Es decir “me pongo a dieta” y de repente quiero comer durante todo el día sin sentido alguno, y  si tuviese un amigo en Bimbo, mejor.

Basta que el médico me hinche de antibióticos, para que los famosos “10 días hasta que se termine la caja”. Se  conviertan en la peor Ley Seca de todos los tiempos, tachando las casillas en el calendario y no recordando que el agua también es una bebida.

Y las ganas que nos entran de contar la vida, cada vez que vemos un cartel de silencio.?   O las de reír cuando no se puede?

… y  la súper de todas  “ahora que tengo novio/a  ligo un montón”  Ahhhh!!

Me parece  qué, más que el destino, es esta parte nuestra caprichosa y rebelde -insoportable a veces y muy necesaria otras tantas- la que nos tiene todo el día alerta y buscando.

De de vez en cuando deberíamos tomarnos poco en serio, e  hinchadas de antibióticos ir de shopping, cuando estemos a dieta, bebernos un  vino y cuando no nos guste nada en las tiendas…tranquilas.

Ligaremos un montón!  Qué os parece?